Encuentros Iluminadores

14,00

19 disponibles

19 disponibles

Relacionarse a través de la forma del Maestro con “El Maestro” es la clave que dan todos los Maestros de Sabiduría. Una comprensión restringida del principio del Maestro a una forma, enseñanza, o a un método prescrito es una trampa de la personalidad. Liberar a un estudiante de esta trampa es también un trabajo que el Maestro lleva a cabo a través de la Sabiduría de Síntesis que él imparte, suave y amorosamente.

 

[ti_wishlists_addtowishlist]

Descripción

Relacionarse a través de la forma del Maestro con “El Maestro” es la clave que dan todos los Maestros de Sabiduría. Una comprensión restringida del principio del Maestro a una forma, enseñanza, o a un método prescrito es una trampa de la personalidad. Liberar a un estudiante de esta trampa es también un trabajo que el Maestro lleva a cabo a través de la Sabiduría de Síntesis que él imparte, suave y amorosamente.

Para aquellos que buscan, los episodios de encuentros iluminadores que se presentan aquí no solo comunican experiencias, sino que simultáneamente demuestran también las enseñanzas.

MUESTRA

1. Sri Sri Sri Avadhutendra Saraswati Swamiji

Sri Sri Sri Avadhutendra Saraswati Swamiji se llamaba al principio, en su juventud, Raghuvara Das. Era un gran devoto del Señor. En el sendero del sexto rayo, de devoción, alcanzó la síntesis a través de la devoción y fue fundamental para trans- formar a muchos. Inició a miles de aspirantes en los sonidos sagrados de Sri Rama, Sri Krisnha y Sri Hanuman. Era un cantor apasionado que podía transformar a los grupos a través del incesante canto de los sonidos sagrados. Podía cantar continuamente durante 24 horas, excepto durante los cortos intervalos para atender las llamadas de la naturaleza. El ayuno era su especial fortaleza, y para él era muy común el vivir de agua. En su misma infancia encontró sintonía con la Divinidad y desde enton- ces permaneció célibe, un sanyasi y un caminante que inspiró a cientos de grupos en el recto sendero a través de la devoción.

No se preocupaba por el cuerpo e iba casi desnudo (llevaba solo un taparrabos), como Ramana Maharshi. Solo cuando los propósitos sociales lo exigían, usaba algo de ropa. Era la encarnación de la simplicidad y no necesitaba nada para el cuerpo. Contemplarlo era una experiencia y un ejemplo para muchos. Podía dormir en cualquier lugar y nunca necesitó ninguna comodidad para dormir. Dormía en los templos, bajo sus arcadas, y en áreas abiertas

Se desplazaba mayormente a pie y, sin embargo, no rechazaba ninguna ayuda que le llegara por el camino.

Información Adicional

Peso 266 g
Dimensiones 12 × 1 × 18 cm